Blog

Opinión

5 coches que quiero conducir antes de morir


Ferrari 250 GTO

Probablemente hayas visto alguna vez, o incluso te hayan regalado, uno de esos libros titulados “250 películas que ver antes de morir” o “500 canciones que tienes que escuchar antes de morir”. El planteamiento de estos libros siempre me pareció muy interesante, ya que te incita a ponerte un objetivo (ver o escuchar las 50) que, a pesar de ser relativamente sencillo de conseguir, te permite sentirte realizado. Como si hubieras alcanzado al menos un meta en tu vida.

Todos los amantes de los coches hemos pensado en algún momento en todos esos automóviles que nos gustaría conducir al menos una vez en nuestra vida. Y no nos engañemos: la lista es interminable. Que si Lamborghini, que si Ferrari, que si Bugatti… Vamos, que no hay por dónde cogerlo. Yo, como buen aficionado al motor que soy, también tengo mi lista interminable de vehículos que quiero probar antes de pasar a mejor vida, pero como sería imposible recogerlos todos en un solo artículo, he decidido hacer una selección de 5 de ellos (los que he considerado más interesantes, aunque no son necesariamente los más deseados).

1. Porsche 911 R

Porsche 911 R

Para mí, es el coche perfecto. Es potente, deportivo, estéticamente es una delicia (misma estructura que el 911 GT3 quitando el enorme alerón trasero) y, lo más importante, es manual. Ya no quedan ni se fabrican muchos automóviles así, por lo que el 911 R es uno de esos modelos concebidos por y para puristas. Y es esto lo que realmente me hace desear tanto poder probarlo. La pena es que el precio al que está cotizando actualmente y la escasez de unidades dificultan un poco ponerse a los mando de uno pero, quién sabe, quizás un día tenga la oportunidad.

2. Lancia Stratos

Lancia Stratos HF Stradale

Es muy probable que cualquier aficionado de los Rallyes y de los coches clásicos haya deseado sentarse frente al volante de un Lancia Stratos. Creo que todas las personas que lo han probado aseguran que es uno de lo mejores coches de la historia del automóvil y que la conducción es de esas que pone a prueba a los pilotos. Yo concretamente me enamoré de este clásico después de verlo en directo en un Rallye y os puedo asegurar (para los que no hayáis podido ver uno) que tiene uno de los sonido más increíbles que he escuchado.

3. Ferrari 250 GTO

Ferrari 250 GTO

El Ferrari 250 GTO ha sido siempre un coche con el que he soñado desde que mi padre me regaló una réplica en miniatura cuando era pequeño. Creo que su diseño (basado en el Jaguar E-Type, por cierto) y su llamativo color rojo fueron los aspectos que más captaron mi atención entonces. Con el tiempo comprendí que no se trataba de un automóvil cualquiera, sino que era un verdadera de obra de arte de cuatro ruedas y, después de verlo y escucharlo en directo por las calles de París, esto quedó confirmado. Soy consciente de que las probabilidades de llegar a conducir uno son de lo más remotas, pero no he podido evitar introducirlo en esta lista, ya que es realmente uno de esos coches que desearía probar al menos una vez en la vida.

4. Dodge Challenger SRT Demon

Dodge Challenger SRT Demon

No soy el fan más acérrimo de los muscle car, pero si hay uno que me genera bastante interés es el Dodge Challenger SRT Demon. Más que interés es curiosidad. Siempre he querido saber qué se siente al pisar el acelerador de una de estas bestias de 819 cv y más aún sabiendo que hace el 0 a 100 km/h en 2,3 segundos, lo que lo convierte en uno de los coches con mayor aceleración del planeta. Además, las sensaciones que ofrece un vehículo americano, cuya principal característica es la potencia, son muy diferentes a las de los autos europeos, por lo que la experiencia resultaría especialmente interesante.

5. Mazda Rx7 FD

Mazda Rx7 FD

Para cerrar mi lista, he optado por escoger una de las joyas Japonesas de los años noventa: el Mazda Rx7 FD. Es un coche mítico e icónico para los amantes del JDM (entre los que me incluyo), pero la razón principal por la que me gustaría conducirlo en algún momento de mi existencia es su motor rotativo. Este es un aspecto que convierte a este deportivo nipón en un coche único y distinto al resto, lo que considero razón suficiente para sentir la necesidad de ponerme al volante de uno.

Ya sabéis qué 5 coches me gustaría conducir antes de morir, ahora os toca a vosotros: ¿cuál es vuestra lista?

Participa...