Blog

GAS COMMUNITY
aprieta el acelerador y crecerá próximamente.
Cuéntanos a qué te gustaría que evolucione esta comunidad.


Motorsport

Circuito de la Sarthe: La meca del automovilismo


Circuito de la Sarthe-La Meca del Automovilismo

Trece mil seiscientos veintiséis metros. Le Mans, Francia. Cualquiera que escuche estas palabras debería automáticamente identificar a uno de los circuitos más míticos de la historia del automovilismo: el Circuito de la Sarthe, la casa de la 24 horas de Le MansYa os hablamos de él en el artículo de los mejores circuitos del mundo, pero es hora de que nos adentremos un poco más en la historia de este increíble trazado.

Historia del Circuito de Le Mans

Circuito de Le Mans en 1924

La historia del circuito se remonta prácticamente al nacimiento de las 24 horas de Le Mans. En 1906, el Automobile Club de l’Ouest organiza una carrera de coches con salida en la localidad de Le Mans. A esta competición se la denominó Gran Premio de Francia 1906, que fue el primer GP de Francia de la historia. El recogido que se escogió en aquel momento podría considerarse como el primer Circuito de la Sarthe aunque, siendo sinceros, de circuito tenía más bien poco, ya que estaba formado por carreteras de la zona cerradas al tráfico.

En 1920, los responsable del club estudian la posibilidad de crear una competición para favorecer el desarrollo técnico de los coches y fomentar una industria que estaba en auge en Francia. En aquel momento, el trazado seguía siendo un conjunto de carreteras unidas, pero que progresivamente se habían ido equipando con instalaciones fijas que buscaban favorecer el desarrollo de las carreras, así como garantizar la seguridad del público.

Historia del Circuito de la Sarthe

Imagen: Wikimedia Commons

Dos años más tarde, se anuncia una nueva competición de resistencia que tendría lugar en la región de la Sarthe y que utilizaría el mismo recorrido que se había ido construyendo en los años anteriores. Tenía una longitud de 17,62 km –cortito y tal– y se metía incluso en la localidad de Le Mans, pasando por el barrio de Pontlieu. En este punto, los coches cogían una curva cerrada para dirigirse hacia la carretera nacional que va desde Le Mans hasta Tours, pasando así por la recta de Hunaudières (a alguno seguro que esto le suena).

En 1929, se reduce la longitud del circuito tras la eliminación de la curva de Pontlieu –la que comentábamos en el párrafo anterior–. En 1932, se construye una conexión denominada “carretera privada”, que rodeaba el exterior de la periferia de Le Mans. Con este cambio, el circuito pasó a tener un trazado de 13,492 km, y así se mantuvo hasta 1955, año de la “Gran Catástrofe”, en la que perdieron la vida cerca de 90 espectadores y el piloto Pierre Levegh.

Accidente Le Mans 1955

Imagen del accidente de Pierre Levegh en 1955

Tras el brutal accidente, en el que el piloto francés terminó impactando contra una tribuna después de un conjunto de maniobras desafortunadas por parte de varios coches, los gestores de la carrera decidieron desplazar las gradas varios metros hacia atrás para ensanchar las pista. La longitud total del circuito se redujo 31 metros, por lo que pasó a medir 13,461 km. Trece años más tarde, en 1968, se introdujo una chicane (financiada por Ford) para reducir la velocidad en la zona de las gradas, siempre con el objetivo de mejorar la seguridad. Esta modificación llevó a que el circuito midiera 13 469 m, pero volvió a lo 13,640 km en 1972, después de que se sustituyera la sección Arnage-Maison Blanche (muy conocida por la cantidad de accidentes que se daban) por una ruta más lenta y sinuosa.

A pesar de todo, hubo un tramo que se mantuvo durante muchos años, incluso a sabiendas de que era especialmente peligroso por las altas velocidades que alcanzaban los coches: la recta de Hunaudières. Pero llegó el día en el que resultó obvio que era una parte del circuito que carecía de sentido, así que se introdujeron dos chicanes que fueron bautizadas como Motorola (hoy Playstation) y Michelin. Con estos cambios, el trazado del Circuito de Le Mans cogió la forma que conocemos actualmente, aunque en 1997, 2006 y 2017 se realizaron más modificaciones.

Circuit de la Sarthe

Hoy en día, el Circuito de La Sarthe sigue siendo semi-permanente, es decir, que combina tramos de circuito fijo con carreteras públicas. Desde 1966, la parte permanente pertenece al circuito Bugatti, que recoge la zona de los pit-lanes y la famosa curva Dunlop, entre otros. Sigue siendo un circuito muy rápido, en el que se alcanzan velocidades brutales, ya que gran parte del recorrido se hace pisando el gas a fondo.

Circuito Bugatti

Circuito Bugatti Le Mans

Imagen: Wikimedia Commons

Como ya hemos comentado, el Circuito Bugatti es el trazado permanente que se encuentra dentro del Circuito de Le Mans, por lo que comparten un trozo de la pista (Curva Dunlop, Chicane Ford y los boxes). El resto es un trazado específicamente diseñado al que se accede girando a la derecha, hacia “La Chapelle”, antes de llegar a Tetre Rouge.

El circuito alberga diversas carreras de varias modalidades de “motorsport”. Además de campeonatos locales, en el Circuito Bugatti se corre un prueba del Mundial de Moto GP, así como las 24 horas de Le Mans de motos. También acogió en su momento el Campeonato Internacional de Fórmula 3000, el DTM y, en 1967, el Gran Premio de Francia de Formula Uno.

Récords del Circuito de La Sarthe

Récrods del Circuito de la Sarthe

El Circuito Le Mans ha sido testigo de muchos récords a lo largo de su historia. Uno de los más importantes fue el conseguido por el equipo WM Peugeot, que consiguieron alcanzar los 407 km/h en la recta de Hunaudières con su WM P87, pilotado por Roger Dorchy. Es poco probable que nadie supere este récord, debido a la construcción de las dos chicanes.

La vuelta más rapida al circuito la hizo André Lotterer con el Audi R18 e-tron quattro en 2015, con un tiempo de 3 min 17 s 475. En cuanto a récord de distancia recorrida, la palma se la llevó el equipo compuesto por Romain Dumas, Timo Bernhard y Mike Rockenfeller a bordo de un Audi R15+ TDi en 2010, recorriendo 5 410,713 km, es decir, que mantuvieron una velocidad media de 225,448 km/h.

Visitar el Circuito de la Sarthe

Accidente Mark Webber en Le Mans

¿Qué fan del motorsport no ha pensado alguna vez en visitar Le Mans? Da igual que te guste el WEC, la F1, la Moto GP o que simplemente te mole darte un rute por un circuito. La cuestión es que seguramente se te ha pasado por la cabeza, así que aquí van algunas cosas que podrían ser de tu interés.

Como siempre hacemos en este tipo de artículos sobre circuitos, vamos a valorar cómo ir hasta la ubicación exacta. Las repuestas son casi siempre la mismas: avión, coche o tren. En este caso vamos a obviar la opción del tren, porque es muy similar a la de Spa-Francochamps (que os contábamos aquí), así que vamos a por el avión. Lo primero es llegar a París, que es la ciudad con el aeropuerto internacional más cercano de Le Mans, desde nuestro punto de origen. Como aquí las opciones son muy amplias, mejor no damos precios.

Trackdays Le Mans

Desde el aeropuerto Roissy-Charles de Gaulle podemos tomar un tren que nos lleva directo a Le Mans en aproximadamente 2 horas. El precio empieza en algo más de 30 euros, pero puede subir dependiendo del día. Una vez en la estación de tren de Le Mans, podemos subirnos en alguno de los autobuses que nos acercan al circuito (que se encuentra a unos 5 km de distancia). Si, en cambio, hemos alquilado un coche en el aeropuerto –que nos costará entre 30 y 40 euros por día–, podemos aparcar en el gigantesco parking que se encuentra justo delante del Circuito Bugatti.

Si no queremos ir en avión o pensamos correr en el circuito, la alternativa es ir en coche. Como siempre, suponemos un coche que consume unos 8 litros a los cien y que tiene un depósito de 50 L. La distancia entre Madrid y el autódromo es de 1 127 km, por lo que tendríamos que llenar el depósito dos veces únicamente. El coste sería de unos 130 euros de gasolina y 70 euros en peajes, así que por 200 euros estamos en la puerta del circuito. El viaje dura unas 10 horas, así puedes hacerlo en un día (mejor si vas acompañado), para evitar parar en hoteles.

Visitar Circuito de la Sarthe

Imagen: Wikimedia Commons

El siguiente gasto con el que nos vamos a encontrar es el de entrar al circuito (que no se nos olvide que hablamos del Circuito Bugatti, no del trazado semipermanente). Si vamos a ver alguna carrera, los precios empiezan en 60 € y van subiendo en función de lo que escojamos. En cambio, si lo que queremos es meter nuestro coche en el circuito, los precios oscilan entre los 40 € (20 minutos) y los 400 € (una jornada). También es posible alquilar un coche para correr, aunque la cantidad de empresas es menor que en otros circuitos como Nürburgring.

Participa...