Blog

GAS COMMUNITY
aprieta el acelerador y crecerá próximamente.
Cuéntanos a qué te gustaría que evolucione esta comunidad.


Noticias

El Mustang más caro de la historia: 2,2 millones de dólares en subasta


El Mustang más caro de la historia

Las cifras que se están manejando en las subastas de coches clásicos son cada vez más espectaculares. Hay personas dispuestas a pagar sumas monstruosas por hacerse con los coches más exclusivos y prácticamente todos los meses se bate alguna clase de récord en subasta. Como este mes no es ninguna excepción, os presentamos el últimos desembolso astronómico realizado por un automóvil: 2,2 millones de dólares por un Shelby Mustang GT500 Super Snake de 1967.

La compra ha tenido lugar en una subasta de Kissimmee (pocas veces he visto tantas letras repetidas en una palabra), Florida y ha destrozado el récord del Mustang más caro de la historia, que curiosamente poseía esta misma unidad. En su momento se pagaron 1,3 millones de dólares por él, lo que implica que en esta ocasión a multiplicado casi por dos su valor. Esto nos lleva a plantearnos la siguiente pregunta: ¿Qué hace a este Mustang tan especial?

Shelby Mustang GT500 Super Snake

La historia del Super Snake comienza a finales de la década de los 60, fruto de la colaboración entre Shelby y la marca de neumáticos Goodyear. Esta última acababa de lanzar sus nuevos neumáticos Thunderbolt, y buscaban promocionarlos a través de un test de alta velocidad. Se optó porque el coche de prueba fuese un GT500, pero Carrol Shelby y su equipo decidieron llevar el test un paso más allá. Así, optaron por instalar en el Shelby Mustang el motor V8 de 427 cv del laureado Ford GT40. La cosa no quedó sólo ahí, ya que se realizaron otra modificaciones para crear un verdadero monstruo: se “tuneó” el motor hasta alcanzar los 520 cv, se instalaron piezas de aluminio, una caja de cambios nueva y un nuevo eje trasero.

Shelby Mustang GT500 Super Snake Insterior

Después de realizar la prueba de los neumáticos (con resultados favorables para Goodyear), se optó por vender el coche. La idea inicial era crear una serie limitada partiendo del prototipo en cuestión, pero el proyecto no llegó a buen puerto debido a los altos costes de producción de un modelo de estas características.

El Shelby Mustang GT500 SuperSnake pasó por diferentes manos a lo largo de los años. Durante este tiempo, se utilizó para “dragrace” y a principios de los 2000 fue ligeramente restaurado, razón por la cual se encuentra en perfectas condiciones. Se trata de una pieza única con una historia interesante detrás, por lo que no va a resultar extraño si bate algún otro récord en años venideros. Además, Shelby anunció el año pasado que el Super Snake volverá a través de una serie limitada a 10 ejemplares y estará impulsado por un V8 7.0 de 550 cv. El regreso de un mito.

Participa...