Blog

GAS COMMUNITY
aprieta el acelerador y crecerá próximamente.
Cuéntanos a qué te gustaría que evolucione esta comunidad.


Taller

¿Gasolina sin plomo 95 o 98?


Diferencia entre gasolina 95 y 98

¿Cuál es la diferencia entre la gasolina sin plomo 95 y la 98? Esta es, posiblemente, una pregunta que a muchos nos ha pasado por la cabeza a la hora de rellenar el tanque de combustible de nuestro vehículo. La realidad es que, más allá de la importante brecha de precio entre estas dos opciones, existen también otra clase de diferencias entre estos dos tipos de gasolinas, más relacionadas con sus propias características.

Antes de nada, es importante comentar que la principal diferencia radica en el octanaje. El “95” o “98” hace referencia al número de octanos que posee la gasolina o a su poder antidetonante (es decir, su resistencia a la detonación). A mayor octanaje, mayor capacidad del combustible para no “explotar” cuando la compresión dentro del cilindro es elevada. Si el carburante propicia que la compresión sea alta, obtendremos más potencia de nuestro vehículo.

Gasolina sin plomo 95

Siguiendo la lógica, lo normal sería que optásemos por utilizar siempre gasolina de 98 octanos, pero la realidad no es tan simple. La verdad es que es muy probable que no notemos ninguna diferencia si nos decantamos por el combustible de mayor octanaje a la hora de repostar. Esto se debe a que la gran mayoría de la gente conduce utilitarios, centrados en obtener consumos bajos. Además, en esta clase de vehículos la relación de compresión no es demasiado elevada (proporción en la que se ha comprimido la mezcla de aire y gasolina en el motor). Este hecho no quiere decir que no puedas ponerle gasolina de 98 octanos a tu coche, pero es muy posible que lo único que consigas es vaciar tu bolsillo más rápido de lo normal. Por esta razón, es más conveniente utilizar gasolina de 95 octanos en esta clase de vehículos.

Las gasolinas y los aditivos

Hay ciertos coches de gasolina que requieren el combustible de mayor octanaje, debido a las características del motor que utilizan. Es el caso, por ejemplo, de algunos automóviles clásicos, de coches de competición o de deportivos altas prestaciones. ¿Y a qué se debe esto? Pues se debe al hecho de que los motores de esta clase de automóviles tienen relaciones de compresión elevadas y, por tanto, es necesario utilizar un carburante con más octanos para que trabajen con normalidad. De hecho, emplear gasolinas de 95 octanos en estos casos no sólo reducirá el rendimiento del vehículo, sino que también aumentará el consumo. Por lo que el ahorro puede, finalmente, salir caro.

Otra de las razones por las que se suele optar por la gasolina sin plomo 98 es porque suele llevar más aditivos. Como podréis imaginar, la gasolina que introduces en tu bólido no es petróleo puro y duro, ya que ha sido sometida a varios tratamientos, entre los cuales se encuentra la introducción de aditivos. Los aditivos tienen distintas funciones, como ayudar a que el carburante esté más limpio o propiciar que la combustión sea mejor. Estos varían en función de las marcas, que no suelen proporcionar demasiada información al respecto para evitar que copien sus productos. Por otro lado, en relación a la gasolina 98, podemos decir que se diferencia de la sin plomo 95 por tener una menor concentración de azufre. Esto hace que sea un carburante más limpio y propicia que la combustión sea más eficiente.

Finalmente, ¿qué conclusiones sacamos de todo esto? La idea principal es que lo que realmente importa a la hora de escoger carburante es que sea el adecuado para tu coche y que permita alargar la vida del motor. Un octanaje más elevado sólo es útil si conducimos un coche deportivo o un coche con alta relación de compresión. Nuestra recomendación es que, en todo caso, sigáis las indicaciones del fabricante de vuestro vehículo. Si vuestro coche no necesita gasolina de 98 octanos quizás no sea la mejor opción : sólo gastareis más de lo necesario al llenar el depósito.

Participa...