Blog

GAS COMMUNITY
aprieta el acelerador y crecerá próximamente.
Cuéntanos a qué te gustaría que evolucione esta comunidad.


Taller

La importancia de tener los neumáticos bien hinchados


Neumáticos Hankook

Los neumáticos son, posiblemente, uno de los componentes más importantes de cualquier vehículo. Son los únicos intermediarios entre el vehículo y el asfalto, cosa que no es poco, lo que nos permite considerarlo como un elemento muy importante del sistema de seguridad de un coche o moto. Además, tienen un efecto bastante directo en el rendimiento del vehículo, algo que incrementa (si cabe aún) su relevancia. Por esta razón, he querido atacar un tema que, considero, una gran cantidad de personas pasa por alto: la presión de los neumáticos.

Puede que, a simple vista, este no parezca un aspecto que merezca la pena considerar. Incluso hay quienes pensarán que es una “tontería”. De hecho, en más de una ocasión me he encontrado con personas que no habían prestado jamás ningún tipo de atención al inflado de sus ruedas, llevando así presiones completamente ridículas. Llegué incluso a conocer a alguien que, además de no haber cambiado los neumáticos en muchos, muchos años, no los había hinchado nunca desde la compra del vehículo (imaginad en qué estado se encontraban).

Una vez entrados en situación, pasemos a las principales razones por las que es importante llevar un presión correcta en las gomas de las ruedas. La primera razón está relacionada con la seguridad. Una presión correcta permite optimizar el agarre de los neumáticos, ya que la superficie que entra en contacto con el asfalto es la óptima. Este mejor agarre se traduce en un mejor control del vehículo, tanto en condiciones normales como extremas, así como una reducción de la distancia de frenado. A esto hay que añadir que hinchar bien las ruedas reduce de manera considerable la posibilidad de sufrir un reventón.

¿Y a qué se  debe todo esto? La explicación es puramente física (como casi todo en un coche), y resulta especialmente sencilla. A pesar de que un neumático posee una forma circular, una vez instalado la geometría cambia. La parte de abajo se aplana debido al peso del vehículo y al material utilizado, el caucho, que no es rígido y se deforma. Teniendo en cuenta esto, resulta fácil comprender que un exceso de presión reduce la zona de agarre del vehículo a la parte central de la rueda y, por contra, una presión muy baja concentra el agarre en los bordes, reduciéndolo en el centro.

Presión neumáticos y zona de agarre

La segunda razón por la que es necesario revisar periódicamente la presión de las cubiertas de nuestras ruedas es de carácter económico. Siguiendo la explicación anterior, un neumático mal hinchado se desgasta de forma irregular, lo que nos obliga a cambiarlo con mayor frecuencia, con el consiguiente coste que esto tiene (no es que sea especialmente barato cambiar las ruedas). Una goma nueva debería aguantar aproximadamente entre 20.000 y 30.000 km si se utiliza adecuadamente. Estos valores pueden aumentar realizando prácticas como la re-ubicación de las ruedas traseras y delanteras. Sería una pena que, por no dedicarle unos minutos a verificar la presión de las ruedas, no se pueda aprovechar al máximo la vida útil de estas, ¿no creéis?

El consumo del vehículo también se ve afectado por el nivel de aire de los neumáticos. Si están desinflados, el motor tendrá que hacer más esfuerzo para desplazar el coche y eso tiene un efecto directo en la cantidad de combustible utilizado. Puede que a corto plazo el ahorro no sea especialmente significativo, pero si en un año puedes llegar a ahorrar dos depósitos de combustible simplemente por tener unos neumáticos en buenas condiciones, merece la pena tenerlo en cuenta. Por otro lado, unas ruedas muy hinchadas absorben peor los baches e irregularidades del asfalto, con el consecuente efecto que tiene eso sobre el confort de los ocupantes del automóvil.

Después de exponer las principales razones por las que resulta de vital importancia llevar un seguimiento de la presión de los neumáticos, vamos a comentar qué es lo que se considera una presión adecuada. Los fabricantes suelen dar una referencia de los valores que ellos estiman son los óptimos. Normalmente las indicaciones se encuentran en una pegatina ubicada en la puerta del conductor, en la guantera o en la tapa del depósito de combustible. En esta pegatina podemos observar las presiones tanto de las gomas delanteras como las traseras, siendo lo más habitual que se indique cuáles son las mejores en dos casos: cuando el coche va totalmente cargado y con una carga media/baja.

Estas medidas deberían ser las que utilicemos en nuestros vehículos, ya que, en principio, el fabricante ha hecho pruebas para establecerlas. Esto no quiere decir que haya que seguirlas a rajatabla: en algunas ocasiones, una presión un poco mas alta de lo normal no hace daño a nadie y puede incluso estar justificada. Pero bueno, lo ideal es seguir lo que nos dicen desde la casa para evitar imprevistos, a no ser que uno sepa del tema.

Bandas de rodadura

La conclusión que sacamos de todo esto es que la presión de los neumáticos es un elemento de vital importancia del mantenimiento de nuestros autos. No cuesta nada dedicar 5 minutos a comprobar que las ruedas están en condiciones. Lo ideal sería hacerlo de forma semanal (también depende del uso que hagamos del coche), pero como pocas personas están dispuestas a acordarse, digamos que una vez al mes podría considerarse como “razonable”.

Espero que esto haya servido para concienciar a algunos de los beneficios que tienen este tipo de prácticas tanto para ahorrar dinero como para mantener una conducción segura. Así que ya sabéis: hinchad bien esas ruedas.

Participa...