Blog

Comparte este artículo

Blog

La historia de Ferrari: Más de 70 años de pasión por los automóviles

Ferrari Dino 246 GTS

Si hay una marca de automóviles que no necesita presentación alguna, esa es Ferrari. La compañía de Maranello es más que conocida, incluso por aquellos que no sienten una pasión especial por los automóviles. Sin duda, es una de las marcas mejor consideradas del mundo. ¿Queréis saber su historia?

Enzo Ferrari, contigo empezó todo

Enzo Ferrari

La historia de Ferrari comienza, como era de esperar, con su fundador: Enzo Ferrari, un joven del norte de italia que en su niñez había soñado con ser periodista o cantante de ópera. A pesar de todo, su pasión por los automóviles empezó temprano, después de que su padre les llevara a él y a su hermano Dino a presenciar diversas carreras de coches con apenas 10 años.

Tras una serie de trágicos acontecimientos acaecidos durante la Primera Guerra Mundial (la muerte de su hermano y de su padre) y tras su paso por el servicio militar, Enzo se encontró con el problema de encontrar trabajo en una Italia sumida en una profunda crisis post guerra. Probó suerte en Fiat, pero fue rechazado. Más tarde, comenzó a trabajar en un pequeño fabricante de automóviles, lo que le permitió adquirir un Alfa Romeo que utilizó para competir en carreras. Con el tiempo acabó convirtiéndose en piloto del fabricante italiano –sin demasiado éxito– y más tarde en vendedor de la compañía.

La escuderia del “Cavallino Rampante”

Alfa Romeo Tipo B P3 Ferrari

Alfa Romeo P3 Ferrari
Imagen: Rm Sothesby’s/Tim Scott

En 1929, tras cosechar algún que otro éxito en el mundo de las carreras con Alfa Romeo preparados por él y su equipo, Enzo consigue hacerse responsable de la división de competición de la firma. En ese momento, decide fundar la Scuderia Ferrari para competir con su equipo de pilotos. Desde entonces y hasta 1938, cosecha grandes éxitos con sus vehículos estampados con El Cavallino Rampante, el símbolo que se convertiría más tarde en logo de Ferrari, lo que le lleva a convertirse en director oficial del departamento de competición de Alfa Romeo (Alfa Corse).

Después de dos años en el puesto, y después de conocer que el fabricante italiano quería absorber su Scuderia, Ferrari decide romper su relación con la empresa y establecerse por su cuenta. El problema fue que, por contrato, no podía utilizar el nombre Ferrari en asociaciones o coches de carreras en los siguientes 4 años. De esta manera, el fundador de nuestra querida marca decide crear una nueva empresa, a la que denomina Auto Avio Costruzioni, cuyo objetivo era fabricar componentes para aviones.

Primeros modelos propios: Tipo 815 y 125 Sport

Ferrari 125 Sport

Ferrari 125 Sport

Durante los 4 años que duró la prohibición de competir (que coincidieron más o menos con la Segunda Guerra Mundial), Enzo trasladó la sede de su compañía de Modena a Maranello (cuartel general actual de la marca) y fabricó un automóvil de carreras: el Tipo 815, que utilizaba la plataforma de un Fiat 508C. La firma de Enzo vivía un gran momento, que se vio afectado por los estragos causados por la guerra. Como el resto de empresas italianas, tuvo que dedicarse a fabricar maquinaria para el ejército nacional, lo que retrasó el resto de operaciones relacionadas con automóviles, además de sucumbir al bombardeo de su fabrica por parte de los Aliados en 1944. De todos modos, la empresa supo hacer frente a los acontecimientos y en 1945 vio la luz el proyecto del que se considera fue el primer coche de la marca Ferrari: el 125 Sport.

El Ferrari 125 S era un V12 de 1500 cc y 72 cv cuya finalidad era devolver a la Scuderia Ferrari a lo más alto de las carreras de coches. Aunque el retorno al mundo de la competición de la compañía no fue el esperado (el 125 se averió a 3 vueltas de finalizar la primera carrera), fue el punto de partida de una marca que cosecharía grandes éxitos en las décadas siguientes y que se convertiría en lo que es hoy en día.

La era de los deportivos de calle

Ferrari 250 GTO 1962

Imagen: Forbes

En la década de los 50, la cantidad de vehículos fabricados por Ferrari aumentó considerablemente, así como el número de victorias en las carreras. El problema era que el mundo de la competición requería de mucho dinero, por lo que Enzo accedió –a regañadientes– a vender las versiones de calle de sus coches. Un dato curioso es que hay muchas personas que afirman que Ferrari no sentía ningún tipo de aprecio por sus clientes, ya que consideraba que muchos eran personas sin conocimientos del mundo de la automoción. Además, no soportaba la idea de que sus coches fuesen considerados como símbolo de estatus en la alta sociedad.

Los años 60 fueron algo más complicados para la compañía por diversas razones. La primera es que surgieron fuertes competidores en el mundo de las carreras, como Ford, que terminó con el dominio de Ferrari en campeonatos como las 24 horas de Le Mans. La segunda, es que la marca italiana estuvo cerca de la quiebra, lo que le llevó a sus directivos a vender el 50% de la compañía a Fiat (esta adquiriría más tarde el 90% de las acciones). Por otro lado, 1962 fue el año de la creación del modelo más mítico y cotizado de la firma del caballo rampante: el 250 GTO. Tal es así, que una de las 39 unidades que se fabricaron se vendió recientemente por 70 millones de dólares, batiendo todos los récords.

Ferrari F40

Imagen: Silver Arrows

Desde 1970 hasta hoy, Ferrari no ha dejado de crecer y se ha consolidado como una de las marcas de automóviles más conocidas e importantes del mundo. Ha fabricado coches que se han convertido en verdaderos mitos, como el Testarossa, el F40, el ya mencionado 250 GTO o el Ferrari Enzo. También ha cosechado grandes victorias en las carreras, siendo una de las escuderias más laureadas de la Formula 1, incluso después de la muerte de su fundador en 1988. El gran legado de Enzo.

Comparte este artículo

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas