Blog

GAS COMMUNITY
aprieta el acelerador y crecerá próximamente.
Cuéntanos a qué te gustaría que evolucione esta comunidad.


Blog

7 futuros clásicos de los años 2000 en los que merece la pena invertir


7 futuros clásicos de los años 2000 en los que merece la pena invertir

Hay quien dice que los coches clásicos son el nuevo arte. Y la verdad que no les falta razón, porque nadie puede negar que hay ciertos automóviles que han pasado de ser “la peor inversión del mundo” a convertirse en verdaderos activos muy codiciados por inversores y coleccionistas. Las transacciones relacionadas con estos vehículos ya no tienen únicamente un componente emocional, sino que se ven movidas por rentabilidades y plusvalías.

Dentro de este contexto, hemos pensado que dado que el panorama está así, lo único que podemos hacer es intentar aprovechar la situación y echar un vistazo al mercado de segunda mano para buscar alguna que otra oportunidad interesante. Los clásicos de verdad ya no son tan interesantes en cuanto a rentabilidad, así que lo mejor que podemos hacer es fijarnos en aquellos que aún no lo son por edad, pero que tienen todas las papeletas para serlo en muy poquito. Así que ahí van 7 futuros clásicos de los años 2000 en los que merece la pena invertir.

Ferrari 360 Challenge Stradale

Cualquier chaval que haya nacido en la década de los 90 ha soñado alguna vez con tener un Ferrari 360 (con permiso del F430). Era el superdeportivo por excelencia y no es de extrañar que hoy en día haya muchos de esos jóvenes que todavía no han podido quitárselo de la cabeza. Sin duda este es un buen argumento para catalogarlo como futuro clásico, pero aquí hablamos de invertir, así que necesitamos algo más, por lo que lo suyo sería recurrir al Ferrari 360 Challenge Stradale. Se trata de una versión más enfocada al circuito que el 360 Modena, aunque gran parte de las modificaciones se centran en la reducción de peso (ventanas de plástico, menos comodidades, mucha fibra de carbono, menos amortiguación acústica…) y en una puesta a punto más refinada (frenos carbocerámicos, V8 retocado…), ya que la potencia es muy similar.

¿Por qué es interesante?

Ahora bien, la pregunta es ¿por qué es especial y por qué merece la pena tenerlo en cuenta como inversión? Se trata de una unidad pensada para circuito que es totalmente legal para circular por la carretera (algo así como el Ferrari F40). Aparte de las especificaciones ya mencionadas, tiene un diseño exquisito que ha envejecido muy poco en los últimos 20 años. ¿El precio? Unos 160.000 € (algo más de $180.000).

Renault Clio Sport V6

El Renault Clio Sport V6 es uno de esos coches modernos que recuerdan a verdaderas glorias del pasado (¿quién no puede ver la esencia del Renault 5 Turbo reflejada en esta joyita?). A pesar de compartir nombre con uno de los coches más vendidos de Europa, poco tiene que ver con el cuatro cilindros en línea de 62 cv y tracción delantera de la marca francesa, ya que la concepción de la versión V6 corrió a cargo de Walkinshaw Racing. El resultado fue un “hot hatch” bi-plaza con un V6 en posición central y una estética radical como pocas. El motor, proveniente del Renault Laguna, se ajustó para producir 230 cv en la primera versión y 250 cv en la segunda, lo que le llevó a convertirse en uno de los coches más potentes de su segmento.

¿Por qué es interesante?

Pasó de ser un coche con motor delantero y tracción delantera a una máquina con motor central y tracción trasera capaz de poner colorado al dueño de cualquier super coche. Es una versión más actual de los gloriosos coches de Rally del Grupo B y hay pocos hatchbacks que llamen tanto la atención como este. ¿Que cuánto cuesta? Unos 33.000 € ($37.300) si queremos hacernos con la primera versión y cerca de 50.000 € ($50.000) para el Phase 2.

Chevrolet Corvette C5 Z06

Si eres fan de los coches americanos, es probable que prefieras decantarte por algún bólido yankee a la hora de hacerte con un nuevo activo (y ya de paso disfrutarlo mientras aumenta su valor). Una opción interesante en este caso es el Chevrolet Corvette C5 Z06. Quizá no es el coche con el que siempre soñaste, pero se trata de una oportunidad muy interesante por su reducido precio: por algo más de 25.000 € (o $20.000 si decides comprarlo en USA) puedes llevarte a casa un V8 de 400 cv en buen estado.

¿Por qué es interesante?

Es un coche de buenas prestaciones, barato y fácil de mantener, además de ser un modelo destacado dentro de la familia Corvette: el C5 fue la primera generación en utilizar la denominación Z06 y el primero en utilizar los famosos motores LS de General Motors (LS1).

Mercedes-Benz CLK DTM AMG Coupe

A pesar de que hubo una época en la que los homologation specials formaban parte del ecosistema de coches de calle, la década de los 2000 no fue especialmente fructífera en este sentido. No obstante, Mercedes lanzó en 2004 un verdadero devora circuitos homologado para calle para celebrar sus victorias en el campeonato DTM el año anterior: el Mercedes-Benz CLK DTM AMG Coupe. Solo se produjeron 100 unidades en la primera tirada y 80 en la segunda (para celebrar lo campeonatos de 2005 y 2006), todas con un motor 5.4 V8 con compresor volumétrico “destuneado” sacado del mismísimo SLR. En resumen, una bestia de 580 cv.

¿Por qué es interesante?

Es un coupé de lujo de la marca alemana, con una estética brutal, un 0 a 100 km/h por debajo de los 4 segundos y un alerón de fibra de carbono descomunal. Ah, y es edición limitada. ¿Lo malo? Es algo más caro que el resto, ya que resulta difícil encontrarlo por menos de 225.000 € ($254.000).

Subaru Impreza WRX STi “Blob-Eye”

En este artículo no podía faltar un representante del mundo JDM, ya que es uno de los que más pasión genera y más adeptos tiene. Las cotizaciones de coches como el Toyota Supra o el Nissan Skyline GTR R34 son solo un ejemplo de las revalorizaciones que están teniendo algunas de las perlas del país del sol naciente. Pero estos ya están muy trillados, así que centrémonos en otra pieza interesante, como es el Subaru Impreza WRX STI “Blob Eye”, porque tiene toda la pinta de que va a pasar algo similar a lo que pasó con sus compatriotas. Y es que lo que ocurre con los “japos” es que son coches muy buscados por la gente joven, que suelen maltratarlos, lo que termina por reducir el número de ejemplares en buen estado y aumentar su precio. O al menos algo similar se dió con los Supras & Co (además del fenómeno Fast and Furious), que hoy se pagan a precio de Ferrari. No obstante, el Impreza es un caso más moderado, aunque ahí están los precedentes.

¿Por qué es interesante?

Es un coche de rallyes para calle. Solo hace falta echar un vistazo a sus BBS doradas, sus frenos brembo del mismo color, sus emblemas color rosa chillón, sus baquets azules y su enrome alerón para enamorarse de este cuatro plazas de 300 cv turbo con tracción integral. Y lo mejor de todo es que viene así de serie.

Honda S2000

A lo largo de la historia de la automoción se han fabricado muchos motores increíbles, pero muchos estarán de acuerdo en que uno de los más deliciosos es del Honda S2000. No solo alcanzaba las 9.000 RPM, sino que desarrollaba 125 cv por litros, una verdadera locura teniendo en cuenta que el motor V12 de BMW del McLaren F1 desarrollaba cerca de 100 cv por litro. Pero no es sólo eso. El Honda S2000 tenía una distribución de pesos perfecta (50:50), tracción trasera e irradiaba la esencia del deportivo japonés por todas las esquinas. Era una roadster en toda regla. Una máquina de disfrute.

¿Por qué es interesante?

Ligero, RWD, un motor espectacular bien posicionado, bi-plaza y todo lo que busca el verdadero aficionado a la conducción deportiva. Además, se trata de un espécimen raro dentro del segmento, así que sin duda es un coche “coleccionable”. ¿Los precios? Pues están subiendo como la espuma, pero si puedes hacerte con uno por menos de 20k, habrás hecho una buena compra (y si se trata de un modelo de primera generación, mejor).

Lotus Elise S2

La segunda generación del Elise fue el resultado de la asociación de la compañía británica con General Motors para crear un coche que pudiese reutilizarse en varias sub-marcas del gigante americano. Gran parte de este deportivo proviene del Elise S1 a excepción del motor, que tenía la firma de Rover y Toyota y desarrollaba 200 cv. Puede sonar a poco, pero recuerda que se trata de un Lotus, y eso significa ligereza y sensaciones por doquier. También fue el primer Elise que se vendió en EE.UU, así que sin duda fue la cara más visible de la marca en los años 2000.

¿Por qué es interesante?

Por lo general, los Lotus son coches que no tienen oscilaciones de precio demasiado elevadas en el mercado de segunda mano. Se trata de una compañía con producciones bastante reducidas, así que podemos decir que es un bien escaso. También tenemos que tener en cuenta que es un coche disponible con ajustes y estéticas muy diferentes, por lo que cada unidad es prácticamente única (algo especialmente atractivo para los coleccionistas). A esto se suma que es un coche única y exclusivamente concebido para los pilotos más puristas, así que su precio irá subiendo a medida que nos alejemos de la era analógica. Su precio ronda los 25.000 € (aunque al otro lado del charco está más cerca de los $30.000), pero siempre puedes importarlo de UK y instalarle un kit de conversión para colocar el volante a la izquierda. Eso sí, ¡ojo con el óxido!

Fuente: Petrolicious

Participa...