Blog

GAS COMMUNITY
aprieta el acelerador y crecerá próximamente.
Cuéntanos a qué te gustaría que evolucione esta comunidad.


JDM

Motores de ensueño: RB26DETT


Motores de ensueño RB26DETT

Seis cilindros en línea, Twin-Turbo, 2.6 litros y 276 cv. Estas son las características de uno de los motores nacidos en Japón más conocidos de la historia: el RB26DETT de Nissan. Es el propulsor que se utilizó en el Nissan Skyline GTR desde las generación R32 hasta la R34, todo un mito de la automoción, así que qué menos que hablar un poquito de él, ¿no?

El primer RB26DETT fue desarrollado por NISMO a finales de los años 80 y se instaló por primera vez en el Skyline GTR R32 (BNR32), un coche que fue un verdadero éxito en competición tanto a nivel local como internacional. En Australia, terminó con la hegemonía de los V8 de Ford, que habían reinado durante tiempo las carreras de los Australian Touring Car Championships. Esto le valió al Skyline el nombre de Godzilla –apodo creado por la prensa Australiana– porque era “un monstruo japonés”.

Nissan Skyline GTR R32

Nissan Skyline GTR R32

Las victorias de la nueva joyita japonesa no terminaron entonces, ya que en los años siguientes siguió destrozando récords y aplastando rivales hasta el punto de que algunas categorías tuvieron que desaparecer o modificarse para evitar que Nissan se llevase siempre el primer puesto. Y gran parte de esto fue gracias el espectacular motor.

Como comentábamos al principio, el RB26 desarrollaba 276 cv y 353 Nm de serie, aunque muchos afirman que este era únicamente el número que podía verse en la ficha técnica. Al parecer, si lo subías a un banco de potencia, daba 323 cv. ¿Curioso no? En realidad tiene una historia interesante detrás. En 1988, después de que el país del sol naciente viese como se incrementaban el número de accidentes de tráfico, el gobierno y los fabricantes llegaron a un acuerdo para limitar la potencia de los modelos que saliesen a partir de entonces a 276 cv. Así, los motores de coches como el Skyline, el Supra, el Honda NSX o el Mazda RX7 (entre otros) venían capados, pero estaban preparados para soportar potencias mucho mayores.

Nissan Skyline GTR R33

Nissan Skyline GTR R33

A pesar de las restricciones, el equipo de NISMO puso toda la carne en el asador a la hora de desarrollar su motor estrella. El resultado fue un bloque de hierro fundido, una culata de aleación de aluminio con 24 válvulas. Por cierto, ¿sabéis por qué se llama así? RB es la nomenclatura utilizada por la marca para sus motores seis en línea; 26 hace referencia a que es un motor de 6 litros; DE quiere decir “dual cam” y “electronic injection” (doble cámara e inyección electrónica); y TT es Twin-Turbo.

Tal fue el éxito de nuestro protagonista de hoy en el mundo de las carreras y del tuning (era un motor tan resistente que con cuatro cambios alcanzaba 600 cv, además de tener un bloque que podía soportar hasta 2000 cv) que la compañía nipona decidió mantenerlo en la siguiente generación del GTR. Así, en 1993, Nissan presentó el Skyline GTR R33 (BCN33) que llevaba el mismo corazón que su predecesor, aunque presentaba algunos ajustes en cuanto al resto de componentes con la idea de sacar mejor rendimiento (se reforzaron los syncros de la caja de cambios, se mejoró la lubricación del cigüeñal gracias a una bomba de aceite más grande y se ajustó el árbol de levas). La potencia teórica de 276 cv se mantuvo igual.

Motor Nissan RB26DETT

Los éxitos de Godzilla y su motor RB26 no terminaron aquí, porque el R33 fue uno de los primeros coches de producción en bajar de ocho minutos en Nürburgring (7 minutos 59 segundos). No obstante, es posible que el momento de máximo esplendor de este seis cilindros llegase con el último coche que lo escondió bajo su capó: el Nissan Skyline GTR R34. Es uno de los deportivos más queridos por los fans de los “japos” por varias razones. La primera es que es un JDM puro, es decir, un coche que sólo estuvo disponible para el mercado nipón, aunque siempre hubo gente que los importó. La segunda, es que es uno de los protagonista de las primeras entregas de la saga Fast & Furious.

La famosa saga de películas y Paul Walker han llevado al GTR R34 al Olimpo del automovilismo, pero hay que decir que de forma justificada. Además de usar el famoso propulsor, el equipo de ingeniería de Nissan mejoró el chasis, los frenos, las suspensiones y la electrónica; instaló un sistemas HICAS de dirección en las cuatro ruedas completamente nuevo y añadió un sistema de tracción total avanzada (ATTESA-ETS). Al motor se le añadieron un par de turbos T28 de rodamientos de bolas, consiguiendo hacer así el 0 a 100 km/h en 5.2 segundos.

Nissan Skyline GTR R34 RB26DETT

Nissan Skyline GTR R34

Tampoco podemos olvidar que gran parte de la fama tanto del R34 como del RB26DETT viene de la gran rivalidad que tuvo (y que sigue teniendo) con el Toyota Supra y su motor 2JZ-GTE, que se basaba en los mismos principios y que es otra de las piezas más buscadas por los aficionados a las modificaciones de coches. Ambos tienen una gran cantidad de seguidores fieles que defienden que defienden a muerte que su favorito es “el arma definitiva”.

Para terminar, como es posible que alguno esté pensando en la posibilidad de hacerse con un RB26 con la idea de hacer un swap, hablemos de precios. Hoy en día puedes encontrarlos por cerca de 3.000 € o 4.000 € ($ 4300) en el mercado de segunda mano, aunque hay que tener en cuenta que es probable que tengamos que traerlo de Japón o Reino Unido. Por otro lado, no podemos olvidar que Nissan anunció hace un año que iba a volver a producir piezas para el RB26 siguiendo su programa “Nismo Heritage Parts”, por lo que si nos hacemos con uno podríamos incorporar componentes recién salidos de la fábrica.

Participa...