Blog

GAS COMMUNITY
aprieta el acelerador y crecerá próximamente.
Cuéntanos a qué te gustaría que evolucione esta comunidad.


Blog

Guía para “dummies” para entender la complicada gama del Porsche 911


Guía para dummies para entender la complicada gama del Porsche 911

No sé a vosotros, pero a mi hasta hace no mucho se me hacía difícil diferenciar entre los diferentes modelos, generaciones y versiones del Porsche 911. Nadie puede negar que han surgido tantas variantes y ediciones especiales a lo largo de los años que resulta abrumador hacer la distinción sin equivocarse –los Porschistas estarán ahora mismo riendo a carcajadas–. Pero no sufras, porque aquí tienes una guía para dummies para dar sentido a esta locura de Porsche.

Iré por pasos para no perderte por el camino, así que vamos a empezar por las denominaciones que siguen al 911 y que determinan si es una versión con tracción en las cuatro ruedas, si lleva turbo o si es más potente que la versión de base, entre otras cosas.

Carrera

Porsche 911 Carrera 992

La denominación Carrera lleva acompañando al 911 desde tiempos inmemoriales y tiene su origen en el famoso evento deportivo conocido como “Carrera Panamericana”. Hoy en día los modelos que utilizan esta nomenclatura son los más básicos de la gama 911, es decir, el 911 Carrera es la versión impulsada por el motor 3.0 bóxer de 6 cilindros twin-turbo de 385 cv con cambio PDK de 8 velocidades.

Carrera S

Porsche 911 Carrera 992

Al igual que en muchas otras marcas de coches, la letra “S” hace referencia a una versión más potente. Antiguamente, la potencia adicional se conseguía aumentando la cilindrada del motor, pero desde que llegó el 991.2 esto se consigue incrementando la presión del turbo. Esta denominación también se utiliza en los Boxster y los Cayman y hace referencia a exactamente lo mismo.

En algunos casos, como en la generación actual, la diferencia de rendimiento del Carrera S respecto al Carrera es considerable: el Carrera S 992 tiene 450 cv, es decir, 65 cv más que el Carrera básico. Por cierto, algo interesante es que esta versión también está disponible con una caja de cambios manual de 7 velocidades.

Carrera 4

Porsche 911 Carrera 4S 992

Si ves un Porsche 911 en el que además se puede leer “Carrera 4” quiere decir que tiene tracción en las cuatro ruedas –aquí hay que decir que no se comieron mucho la cabeza tampoco–. La tracción integral también está disponible en los modelos “S”, de ahí que exista un Carrera 4S. Hay una excepción a este regla y son los modelos Turbo que, aunque también llevan tracción en todas sus ruedas, no utilizan el 4 en el nombre. Una buena forma de diferenciar los Carrera 4 del resto era que solían ser más anchos que los tracción trasera, algo que ha desaparecido con la generación 992.

Cabriolet

Porsche 911 Carrera 4S 992

Aquí no hay mucho misterio, porque quiere decir lo mismo que en el resto de marcas. Vamos, que el 911 cabrio es el descapotable con techo de lona. Los Cabriolet pueden ser Carrera, Carrera 4, Carrera 4S, Turbo y Turbo S.

Targa

Porsche 911 Targa 4 991.2

Porsche 911 Targa 991.2

Los 911 Targa han tenido siempre mucho éxito porque combinan lo mejor de los descapotables con los mejor de los coupés. Antiguamente había que quitar manualmente el panel que hacía de techo, pero las versiones más modernas utilizan un mecanismo de plegado automatizado. El 992 Targa está en camino en estos momentos y ya es posible verlo sin camuflaje, pero todavía no está disponible.

Carrera GTS

Porsche 911 Carrera GTS 991

Las siglas GTS (Gran Turismo Sport) se asociaron por primera vez a Porsche en el 904, allá por los años 60. En realidad, este modelo de competición acabó por llamarse Porsche GTS por aquello de que Peugeot tenía derechos sobre todos los nombres que incluyeran tres dígitos con un cero en medio. Desde entonces, las tres letras han estado asociadas a algunos de los modelos de mayor rendimiento de la marca alemana.

La fórmula de los GTS es sencilla en realidad, ya que consiste en tomar un modelo S y a este añadirle algunos retoques estéticos (solían ser más anchos, independientemente de si era un Carrera 4 o no), incrementar la potencia e instalarle equipamiento adicional de serie. Esta idea no se ha respetado del todo con los modelos 718 Boxster, 718 Cayman y Panamera GTS, que se diferencian de sus hermanos terminados en S por incorporar motores diferentes. La gama 718 ha sustituido el bóxer de 4 cilindros turbo por el atmosférico de 6 cilindros del Cayman GT4.

No está previsto que el 992 GTS cambie el motor y probablemente utilizará una versión más potente del seis cilindros turbo de 450 cv del Carrera S. A esto se incorporarán las típicas mejoras de los modelos GTS y podremos encontrarlo, como la generación anterior, en versión Coupé, Cabrio o Targa, con tracción integral o trasera y con cambio manual o automático de siete velocidades.

Carrera T

Porsche 911 Carrera T 991.2

La primera vez que se utilizó la letra T (Touring) en un 911 Carrera fue en 1964, pero fue reintroducido recientemente en el 991.2. ¿Y qué diferencia al T del resto de 911? Pues que es un Carrera básico al que se le han incorporado características del Carrera S. Solo estaba disponible con caja de cambios manual y se caracterizaba por tener un peso reducido gracias a sus cristales más finos, a la reducción de la insonorización y a la eliminación del sistema de entretenimiento. No es seguro que el Carrera T vuelva en las próximas generaciones, pero espero y deseo que así sea.

Turbo

Porsche 911 Turbo S 992

Hasta hace nada, si un Porsche 911 llevaba la insignia Turbo quería decir que, literalmente, el motor era turbo. Esto ya ha perdido algo de sentido porque toda la gama “Carrera” actual lleva turbocompresor. Y qué decir los nuevos Porsche Taycan Turbo y Turbo S, que son totalmente eléctricos y por ende es complicado que estén sobrealimentados.

No obstante, los 911 Turbo son fácilmente identificables, principalmente por las dos branquias ubicadas en los laterales del coche, por diferentes detalles de carrocería –que lo convierten en un coche más agresivo que las versiones atmosféricas–, por estar ensanchado y por llevar tracción integral.

La generación 992 del Turbo S lleva un motor de 650 cv y hace el 0 a 100 km/h en 2.7 segundos. El Turbo “normal” tenía que presentarse en el salón de Ginebra 2020, pero su lanzamiento se ha retrasado debido a la crisis del Covid-19.

GT2 y GT2 RS

Porsche 911 GT2 RS 991

Una de las máquinas más radicales fabricadas por la marca alemana es el GT2. La receta utilizada aquí es bastante básica –en realidad, dentro de toda esta complejidad de nombres existe un especie de orden– y consiste en robarle el motor de un 911 turbo, eliminar el sistema de tracción integral, modificarlo para enfocarlo hacia la conducción en circuito y voilá, ya tenemos un GT2. Las únicas generaciones que contaron con un GT2 fueron la 993, la 996 y la 997, aunque esta última también contaba con un aún más radical y potente GT2 RS.

En la generación 991, si queríamos un GT2 teníamos que irnos directamente al GT2 RS, ya que no había versión de base. Es probable que esto vuelva ocurrir con los 992, con un modelo que seguramente superará los 700 cv.

GT3

Porsche 911 GT3 991.2

Aunque algunos piensan que las siglas GT3 del 911 tienen que ver con la categoría de competición, en realidad no tiene nada que ver. La primera vez que un Porsche incorporó esta insignia en uno de sus coches fue en la generación 996. Es un coche muy enfocado a circuito y en realidad tiene poco en común con el resto de la gama. Lleva suspensión rebajada más rígida, frenos mejorados, una considerable reducción de peso y una nada discreto alerón trasero. Ah, y no hay que olvidar el motor atmosférico y la caja manual que ha mantenido hasta la generación 991.2 y que se espera que mantenga en el 992 gracias a algunas mejoras que permitirán el cumplimiento de las normativas de emisiones.

GT3 RS

Porsche 911 GT3 RS 991.2

La denominación RennSport no es nueva en Porsche, ya que el primero en portarla fue el Carrera RS de 1973, uno de los coches más buscados por los coleccionistas. Las siglas RS se recuperaron en el 911 996 para el GT3 RS, que buscaba mejorar –más aún si cabe– el rendimiento del coche en circuito. Aquí se redujo más el peso, se incorporaron mejoras para la suspensión y el motor y se instalaron frenos carbocerámicos.

Esta idea se mantuvo en el 997 y el 991, no así en el 991.2, que utiliza el motor de 4.0 litros del GT3 básico derivado del 911 Cup con un moderado incremento de potencia. Esta configuración se mantendrá seguramente en el 992 GT3 y 992 GT3 RS.

911 R

Porsche 911 R

Aunque se trata de una edición especial limitada a 991 unidades, me ha parecido interesante hablar del 911 R. A grande rasgos, este unicornio del que ya hablamos en los coches que más se han revalorizado en los últimos años, es una combinación de lo mejorcito del departamento GT de Porsche. Lleva el motor 4.0 bóxer atmosférico de seis clindros y 500 cv del GT3 RS, la carrocería del GT3 con una estética más aligerada y una caja de cambios manual de seis velocidades. También ha tomado prestado los asientos baquet del 918 Spyder y algunos detalles estéticos del 911 R original (el de 1967), como las franjas y las grafías laterales. ¡Bendito sea Porsche!

Speedster

Porsche-911-Speedster-991.2

La última de las infinitas nomenclaturas utilizadas por la marca de Stuttgart de la que voy a hablar es la denominación Speedster. Es una de las más antiguas, porque proviene del 356 Speedster, que fue el primer coche descapotable fabricado por Porsche. Son varios los modelos del 911 que han llevado el nombre pegado detrás, pero el más destacado es probablemente el último, el 991.2 Speedster. Porsche puso toda la carne en el asador con esta versión y buscó coger lo mejor de otros modelos. Así, este lleva la delantera del GT3, la trasera del Carrera 4, la caja manual y el motor del GT3, así como algunas piezas del chasis de este último. Una vez todo unido, se incorporó un techo ligero mecánico plegable.

El cambio respecto al 997 Speedster fue considerable, ya que este último era únicamente un GTS con un techo diseñado de forma exclusiva para el modelo. No se sabe si saldrá a la venta un 992 Speedster pero, si es así, es probable que también sea una edición limitada (se vendieron 356 del 997 y 1948 del 991.2)

Las generaciones del Porsche 911

Todas las generaciones de Porsche 911

Todas las generaciones de Porsche 911 (a excepción del 992)

Ya hemos hecho un recorrido por los diferentes modelos y nomenclaturas del nueve-once, así que toca hacer un repaso de las diferentes generaciones que han existido a lo largo de la historia. Si quieres tómate un breve descanso antes de seguir porque la cantidad de “9” que te vas a encontrar es considerable.

Primera generación (1963-1972): Porsche 911

Porsche 911 S 2.0 Targa 901

Porsche 911 S 2.0 Targa

Este fue el primero de todos los 911, el que marcó el inicio del mito. Comenzó llamándose 901, pero al poco tiempo tuvo que cambiar de nombre por el tema de los derechos de Peugeot que comentaba antes. Dentro de esta generación podemos encontrar varias series que utilizan distintas letras en función del motor que se utilizó en aquel momento (entre otras cosas). Así, las series O, A y B emplearon el 2.0 bóxer de 6 cilindros; las series C y D el de 2.2 litros y las series E y F el de 2.4 litros.

Segunda generación (1973-1989): Serie G y Type 930

Porsche 911 Turbo 930

Porsche 911 Turbo 930

La serie G fue la primera en presentar cambios significativos respecto a las anteriores y por eso podría considerarse como la segunda generación del 911. Una de las principales novedades fue la incorporación del motor 2.7 bóxer de seis cilindros –que se utilizó en el Porsche 911 2.7 Carrera RS–. Las últimas versiones de la segunda generación (serie K) utilizaban ya el motor de 3.2 litros y dentro de este rango podemos incorporar también al que es conocido como el Porsche 911 930 (1975-1989) que hacía referencia a los nueve-once que llevaban motor turbo.

964 (1990-1993)

Porsche 911 Carrera 4 964

En 1990 llegó la primera generación de nuestro protagonista de hoy en utilizar una designación basada únicamente en números. En cuanto a estética, el 964 mantenía la esencia de la marca, pero prácticamente todo lo demás era completamente nuevo. Se incorporaron parachoques de plástico, así como tecnologías como el ABS y la dirección asistida, que en aquel momento eran especialmente novedosas. Los motores seguían siendo “air-cooled” (o refrigerados por aire) y predominaba el uso del 3.6 litros atmosférico, el 3.3 litros para los turbo (que en 1993 pasó a ser 3.6) y el 3.7 litros para los RS y RSR.

993 (1993-1998)

Porsche 911 Carrera 993

El último samurai de los air-cooled llegó con la generación 993 (algunos la consideran la última generación pura de Porsche). Fue una revolución por su cambio estético, que no se salía de la famosa base del modelo, pero que presentaba muchas diferencias respecto a los anteriores –y que habían mantenido una estética similar durante casi 30 años–. Aquí se mejoraron los frenos y la suspensión y se emplearon motores de 3.6 y 3.8 litros.

996 (1999-2005)

Porsche 911 Carrera 996

En 1999, justo antes de pasara al nuevo milenio, llegó uno de los cambios más grandes de la familia 911: el 996. Esta es una de las generaciones menos queridas por los Porschistas, ya que muchos la consideran un verdadero ultraje. El 996 no tenía absolutamente nada que ver con el 993: ningún componente sobrevivió al salto de generación y, más importante aún, el motor pasó a ser refrigerado por agua. Las variaciones no terminaron ahí, porque la estética cambió muchísimo con la incorporación de los faros “de huevo frito” –dejando atrás los redondeados–. La idea original se mantuvo como en el resto de casos, pero los diseñadores de Porsche decidieron alargar mucho más las líneas. Los primeros Carrera 996 utilizaron un motor 3.4 que luego se sustituyó por uno de 3.6 litros.

997 (2004-2012)

Porsche 911 Carrera 997

El 997 fue el regreso a los orígenes después del descontento que parece que generó la generación previa (aunque las ventas dicen lo contrario). En realidad, no cambió mucho respecto al 996 más allá de la recuperación de los faros ovalados y de algunos ajustes en las líneas de diseño, que pasaron a ser más redondeadas. Los motores ofrecidos tenían un cubicaje de 3.6 o de 3.8 litros.

991 (2013-2019)

Porsche 911 Carrera 991

Porsche no arriesgó mucho con el diseño del 991 y mantuvo las formas marcadas por el anterior 911, aunque con algunos retoques. El coche se ensanchó considerablemente, se incrementó la distancia entre ejes y se mejoró la distribución de los pesos. A pesar de todo, era más ligero que el modelo previo.

El 991 podía comprarse con un motor atmosférico de 3.4 litros o de 3.6 litros en función de si era el Carrera o el Carrera S. Esto cambió con la introducción del 991.2, que pasó a ofrecer únicamente motores turboalimentados de tres litros.

992 (2019-Actualidad)

Porsche 911 Carrera S 992

El 911 creció un poco más con la salida del 992, que es un poco más ancho que el 991. Otro cambio sustancial es la incorporación de la nueva caja PDK de ocho velocidades que está preparada para soportar la futura hibridación del novecientos once. Esto, sumado al aumento del tamaño, se traduce en un incremento del peso. El motor sigue siendo el 3.0 twin-turbo “flat-six”, pero con algo más de potencia.

Y ahora, después de llenar tu cabeza con miles de datos acerca del 911, ha llegado tu turno: ¿con qué Porsche 911 te quedas?

Participa...